La tecnología agrícola española al servicio del medio ambiente

¿Quién dijo que la tecnología agrícola sólo sirve para mejorar el resultado de las cosechas? También hay tecnología en este ámbito que se elabora con el objetivo de proteger al medio ambiente.

Un ejemplo de esto es el proyecto “Providence” en el que trabajan científicos españoles en colaboración con profesionales procedentes de Brasil y Australia, consistente en la implantación de una serie de sensores inalámbricos para controlar la deforestación y la extinción de especies en el Amazonas de forma remota.

Concretamente, esta iniciativa la están llevando a cabo el Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), el Instituto de Desenvolvimento Sustentável Mamirauá y la Universidad Federal de Amazonas (UFAM), de Brasil, y la Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation (CSIRO), de Australia.

“A través de  la instalación de una moderna red inalámbrica de sensores distribuidos por todo el Amazonas, con nodos autónomos, conseguiremos monitorizar constantemente la vida silvestre, pudiendo dar la voz de alarma en caso de que algo no marche como es debido” comenta uno de los científicos que trabajan en este proyecto, que ha sido financiado por la Fundación Gordon y Betty Moore, un organismo filantrópico creado por Gordon Moore, fundador de Intel, aportando 1,4 millones de dólares (1,32 millones de euros) a la causa.

Aunque aún se encuentra en la primera fase, se pretende combinar el empleo de satélites de teleobservación y los drones científicos para obtener información sobre los cambios que pasan en la cubierta forestal, la deforestación y el uso de la tierra, con el de estos nuevos sensores que se encargarán de evaluar la biodiversidad mediante el uso varias tecnologías, incluyendo audio, imágenes visuales e imágenes térmicas para detectar e identificar los animales, sobre todo los que son de interés ecológico como jaguares, monos, murciélagos, delfines de río, reptiles y peces.

Y es que en los últimos años las selvas tropicales del mundo han desaparecido o disminuido su superficie debido a tala de árboles, la minería, la urbanización, y, por supuesto, el cambio climático, por lo que con esta tecnología se prevé mejorar la conservación del Amazonas, el conocido como pulmón del mundo, y tener un cierto control sobre los cambios que se produzcan en él.