Fruticultura: cultivo de plantas que producen frutos

Como su nombre claramente lo indica, la fruticultura es el cultivo de plantas que producen frutas. En esta área del sector agrícola también es indispensable el uso de herramientas y equipos que facilitan las labores en el campo. Los tractores, las carretillas, las ahoyadoras, las podadoras y demás herramientas y máquinas son necesarias en la fruticultura.

Y hablando de ahoyadoras, esta es una herramienta muy útil para diversas tareas. No obstante, son ideales para el trabajo en el campo. El ahoyador, como también se le conoce, es un taladro con una barrena o broca. Los ahoyadores permiten agujerear cualquier superficie de forma rápida y muy sencilla, de ahí que sean muy empleados en el campo para la siembra de semillas, posturas, etc.

Hay varios tipos de ahoyadoras. Están las manuales, que requiere casi siempre el trabajo de dos personas; están las mecánicas, que pueden ser de gasolina o eléctricas, estas últimas necesitan estar cerca de una fuente de energía eléctrica; y están las ahoyadoras para tractor, que incorporan un accesorio dispuesto en un tractor. Estas realizan la labor con mayor profundidad y precisión pues son más grandes que el resto, por tanto, provocan más profundidad de perforación.