Agricultura e historia

agricultura

Cada vez que se habla de agricultura se piensa en las grandes extensiones de tierra, en los hombres de campo vestidos de trabajo del amanecer al anochecer, en los inmensos regadíos, en los animales de granja, en los impresionantes tractores. En fin, que uno se hace una película en la cabeza, que pasaron por TV hace poco o que vimos en el cine.

 

Y la verdad es que la agricultura es todo eso y mucho más. Claro que actualmente la agricultura no es la misma que hace siglos. En los siglos XV, XVI, XVII e incluso XVIII, el continente americano estuvo gobernado por España. Los reyes católicos se propusieron extraer todas las riquezas de América y entre esas riquezas estaban sus cultivos. ¿Pero quiénes trabajarían la tierra? Esa labor les correspondió en un inicio a los aborígenes que poblaban aquellas tierras. Pero la explotación y masacres de las rebeliones hicieron que esta raza se debilitara y no fuera suficiente para trabajar esa tierra tan fértil.

Fue entonces que cambió la fuerza de trabajo. A África se fueron a cazar hombres de piel negra y mucha resistencia. Y en África encontraron lo que buscaban. Barcos y más barcos repletos de personas hacinadas y mal alimentadas comenzaron a desembarcar en el Caribe para comercializar con estas vidas humanas. La trata negrera se convirtió en uno de los grandes flagelos de la conquista y colonización española. Los negros resultaron ser una fuerza de trabajo extraordinaria. Tenían mucha resistencia y soportaban todo tipo de castigos.

Pero con la revolución industrial la agricultura comenzó a cambiar. La máquina de vapor hizo que muchos procesos se automatizaran y gracias a esto la esclavitud, afortunadamente, comenzó a perder sentido para los latifundistas del nuevo continente y sus soberanos de Europa. No por una cuestión de humanidad, sino porque la trata esclava se hacía inoperante. Sustituir el trapiche por el ingenio azucarero fue una de las grandes transformaciones de la agricultura en América Latina.

Por supuesto que una vez prohibida la esclavitud esta no cesó del todo. El odio al negro siguió en la mentalidad de muchas personas. Pero inevitablemente la esclavitud tuvo que cesar eventualmente.

Sí. Gran parte de la historia de la humanidad está concentrada en la agricultura. Pero el siglo XXI ha sido otra cosa. La tecnología ha cambiado la perspectiva de cada proceso y aunque los hombres de campo se siguen levantando por las madrugadas, el esfuerzo físico es mucho menor.